jueves, 4 de enero de 2007

Libros digitales: ¿ha llegado por fin la tecnología definitiva?

Tiene todo el aspecto de ser la próxima revolución tecnológica. La empresa Plastic Logic, lleva tiempo desarrollando una nueva tecnología que permite construir pantallas flexibles para dispositivos móviles. Como puede imaginarse, el producto constituye toda una revolución, de manera especial en el ámbito de la edición y divulgación: periódicos, libros, planos y todo tipo de documentos serán desde ahora fácilmente accesibles en cualquier lugar. Si hasta ahora el libro digital se ha encontrado siempre con el escollo de una tecnología eficaz y atractiva, de fácil transporte y cómoda para leer, parece que ese problema quedará superado con esta innovación. Habrá que estar muy atentos a las próximas versiones comerciales -anunciadas para 2009- de dispositivos basados en este producto.

2 comentarios:

delokos dijo...

Algo había leído hace como un año, más o menos... además, creo que era una tecnología que sólo usaba energía cuando "pasabas página" ya que se basaba en un cambio de posición de un pigmento, creo que por un sistema magnético, o algo así... no me hagas mucho caso...

Bueno, el tema es que la página quedaba "escrita" y no había retroiluminación, con lo cual no cansaba la vista y tenías para muchos libros con una sola batería...

Vale, no te rías de mis descripciones tecnológicas, je, je... bueeeeeeno, te puedes reír, pero en bajito, je, je...

No sé si es el mismo sistema, es probable, porque el aspecto era similar...

El tema será el de siempre... ¿precio en el mercado?...

Hasta que empiecen a hacerlo los coreanos, seguro que aún será artículo de lujo...

De todas formas, siempre les faltará algo: el olor de los libros... cada libro tiene su olor característico y único... porque todos los sentidos juegan su papel, ¿no?..

Un saludo...

J. Úbeda dijo...

Muy interesante eso que apuntas, Delokos. Y es cierto: nunca será lo mismo, pero tampoco el papel es lo mismo que el papiro, ¿no? jeje. Los precios digo yo que se irán ajustando si sube la demanda, como está ocurriendo con los televisores de plasma.